Los Terribles nueve Tiempos – Benjamin Solari Parravicini

Si acceden al link, verán que hay una parte del artículo que no he compartido y no es por banderías políticas, es porque no entiendo del tema, no estoy ni de un lado ni de otro y no creo en grietas y antigrietas.  Creo en conciencias individuales jugando como niños y niñas herid@s que se olvidaron que en el origen somos UNO.  Quizás aquí abajo, pinte lejos de serlo, pero si ampliamos la cabeza, somos UNO.

Como ven en estos días he estado interesada en Benjamín Solari Parravicini y he estado hablando un poquito con la web y con mis preguntas y mi discernimiento.

Les pido que ustedes tomen los que les sirva, o lo dejen fluir.  Este es mi viaje y mi manera, y se que ustedes pueden hacerlo mucho mejor que yo.

Los quiero y los dejo reflexionando, mientras seguimos esperando a la Conciencia Gris!!!

 

Dos papas en Roma
Otro dibujo se refiere a la situación de la iglesia católica en el futuro, cuando asuma un nuevo papa con idea juveniles y haya entonces divergencias: dos luces diferentes, dos verdades, dos problemas.

“Avanzará el confusionismo y de ello surgirá lo inesperado” Se entiende que el papa renovador es Bergoglio y el conservador el cardenal  Ratzinger, que es  Papa emérito porque renunció, y vive en Roma como Francisco, el  papa reinante. Sobre esta cuestión escribió en 1940: crisol de razas. Argentina. Cristo Rex, nuevas corrientes, sangre feliz”. Parravicini predijo la elección de un Papa argentino “cuando la iglesia pasara por momentos difíciles”. “La Iglesia equivocará sus pasos y sus mismos dirigentes la falsearán”.”Llegará el día en que el Santo Padre llamará a sus sacerdotes para hacerles razonar, mas todo será inútil, la iglesia será caída en ceguera y despotismo”.

Benjamín Solari Parravicini, el Nostradamus argentino.

Benjamín Solari Parravicini, el Nostradamus argentino.

Se recuerda que  Benedicto XVI trató de hacer entrar en razón a sus sacerdotes por los escándalos que sacuden a la Iglesia, entre ellos la pedofilia y las cuestiones del banco Ambrosiano, y renunció cuando fue impotente para controlarlos.

Un dibujo de 1972 viene acompañado de este texto:  En 1972 profetizó: “Nueva era llega! Mundo en disfraz. Mascarada perenne. La iglesia entregará su otorgamiento a la renunciación del Papado y el nuevo será joven de ideas”.

En otro de sus dibujos se ven dos  Papas superpuestos, como ahora el  renovador Francisco y el conservador Benedicto.

Los terribles nueve tiempos
Pero más orgánica y completa, y más tenebrosa y luminosa  en cuanto a su contenido, y más sugerente es la profecía de los nueve tiempos. En 1938, un año antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, uno de sus dibujos contiene esta explicación:  ¨La Intuición no será ya y el hombre conocerá la tribulación. El hombre soberbio e hipócrita que destrozó el sendero-mató al hermano- relajó el sexo- envileció al menor y corrió anhelante al oro. El hombre que abandonó ¡El Amor!
¨
¨La Humanidad mirará impertérrita sin lograr hacer nada. Las Organizaciones Humanitarias Mundiales y los hombres de bien estarán maniatados. Los gritos y quejas no llegarán a oídos de los gobernantes. Las mujeres y hombres no volverán a lucir collares y zarcillos, anillos ni alhajas. La especulación, carestía y corrupción estarán a la orden del día. Las familias de bien con sus hijos orarán y pedirán en silencio. Las religiones se tambalean, sólo la fe del justo les mantiene. Violencia, huelgas, ultrajes, robos, asaltos, secuestros y asesinatos, hambre y enfermedades, ríos desbordados, deslizamientos, fuertes lluvias, heladas, muertes por calor y frío como nunca se vio.

Los accidentes llegarán al tope por causa de irresponsables e imprevisión. Nuevas enfermedades aparecerán y azotarán como peste por todo el mundo sin esperanza de solución. Los justos imploran y esperan, se acerca el “batir de alas” que traerá la redención de los cielos. Se levanta El Carnicero; ¡Cuidado! Le dan a beber sangre… y se embriagará, marcará a sus seguidores y harán su voluntad; será el Tiempo. Las pisadas del Guerrero no dejarán nada a su paso. Ha llegado el tiempo para la guerra pues no hay otro camino, los hombres ciegamente la han buscado y se despierta la bestia. Grandes destrucciones acompañaran el paso del nombrado”.

Esta descripción es más o menos lo que vemos cada día en la televisión tanto de hechos locales como mundiales,  que se  exponen sin intentar llegar a sus causas.  Relatos similares de la época actual están contenidos en los Purana, escritos explicativos de los libros inspirados  de la India redactados hace miles de años que se fundan en la teoría de los ciclos  y en el final de esta era, que los hindués llaman el Kali Yuga o Edad Oscura. De este era, Solari no dice nada, solo escribe lo que querían dictarle los que según él guiaban su mano para que ilustrara y  describiera.

En agosto de 1940 está fechado este texto:   Miseria  asolará y dará al hombre languideces de dolor y hambre desesperada. Animales serán desgarrados y mujeres serán desesperadas con náuseas de parto¨
La tierra quedará vacía y estéril.

Los justos siguen orando, se sostienen solo por la fe y la esperanza. Son los días de terror, caerán muchos justos e inocentes pero no se doblegarán ante las amenazas de la bestia… otros desfallecerán y se doblegarán. Ha llegado la guerra con su mortífera carga.

Se ensayarán nuevos métodos destructivos que asolarán la tierra con sus frutos y ésta germinará de dolor. Los hombres caerán  arrasados por el fuego y gemirán, y el consuelo será la muerte.

Caerá del Cielo la Gran Tribulación revestida de enfermedad, escoriando y llenando de llagas los cuerpos muriendo sin remedio; los asesinos tuvieron éxito. El hedor y podredumbre asfixia y contamina el aire y la terrible plaga se paseará por las nubes y los vientos sembrando su veneno en los animales y campos también. ¡La tierra se estremece y llora! Errática y casi sin control se moverá como borracho. Surgen las nuevas tierras (Continentes), y se hunden para siempre las que fueron contaminadas por el hombre.

Acá parece describir los horrores de la Segunda Guerra, con cuatro millones de muertos rusos  y alemanes  llenando de hedor a podredumbre todo el ambiente en Stalingrado  y dos millones y medio, dos tercios de la población de la ciudad, en Leningrado.

Pero luego avanza en un sentido apocalíptico, más acorde con el fin de una era, cuando se refiere al hundimiento de los continentes contaminados para siempre por el hombre. Esta contaminación para Solari era más moral que física, pero  si bien podemos interpretar de diferentes maneras la contaminación moral, la que está produciendo a gran escala la industria en el aire, en el mar y en la tierra, y la que es resultado de la generación de material radiactivo está fuera de discusión.

“El átomo llegará a dominar al mundo- el mundo será atomizado y quedara ciego. Caerán tormentas ocasionadas por las incursiones del hombre en la atmósfera- Nuevas enfermedades- Trastoque de sexos. Locura colectiva- dislate total”. El texto es más claro que otros y se puede vincular sin dificultades con la atomización y ceguera que parece inherente por ejemplo al postmodernismo y con las enfermedades de transmisión sexual que se presentaron como novedades que hicieron temer una catástrofe global.

Finalmente, aparece como una lúgubre aurora sobre la devastación que se anuncia si la marcha de las cosas no se detiene: “Las aguas se levantan cual gigantescos brazos de castigo para golpear ciudades y tragarlas en un abrir y cerrar de ojos. Las obras de los hombres en su orgullo y soberbia quedan sepultadas. La severidad de los volcanes y las fuerzas desencadenadas sin control abaten el planeta.

El hombre se estremece y llora implora perdón, es tarde, la furia de los elementos entrega al causante su recompensa. El causante es aplastado con sus abanderados. La tierra recobra la vida. El Sol calienta tímidamente la nueva vegetación. La simiente llega en un nuevo amanecer Ha muerto para siempre el Gran Instigador.

La purificación ha completado su obra. El mundo nuevo está entrevisto al final de la devastación: “nuevas tierras se inundan… pero esta vez de flores nuevas. Las aves ensayan sus cantos, alaban la majestad del nuevo día. Aparecen los sobrevivientes. Vienen de los Remanentes. Y se inicia la Gran Marcha a poblar las nuevas y fecundas tierras. ¡Se ha cumplido la profecía! ¡El humilde y el justo heredan la Tierra! Los hijos crecerán en la Verdad, los llantos cesarán. Surgen los líderes de espíritu renovado y puro. ¡Oíd…! ¡Oíd y Escuchad!  ¡Se ha iniciado la Nueva Era Terrestre! El calendario cósmico marca la Cuarta Era. El Terrestre: 2023…

Es muy raro encontrar en Solari Parravicini una precisión de fechas como esta, pero de acertar estaríamos a solo ocho años de un renacimiento que seguiría a una enorme calamidad que se abatiría sobre el mundo, y que hoy aparece  como posible de diversas maneras.

En esta época dice Solari que se producirán algunos hechos que estaban fuera de la conciencia habitual en sus tiempos,  como que “la biología gritará que ha descubierto el hacer vidas sin el ser masculino, y de esta manera, con el uso de la glicerina sacada de las células, se comenzarán a fabricar seres sin heredad, pero con vida de manera desconocida.

Llegarán en ese tiempo las explosiones atómicas y harán la destrucción de cada ser. Desde el 66 el hombre nacerá con los huesos cristalizados por el estroncio y el estroncio hará en su vida un desastre, le anulará el cerebro, le alterara el gene espermal, le matara el glóbulo rojo, aumentará la cancerología al extremo que el cáncer será general.

La fuerza nucleónica dominará y los amarillos con los rusos cuestionarán lucros de poder en tal sentido. El 666 (el número bíblico simbólico  de la Bestia) llegará ya, con las manos de fuerzas nucleares.

Hay un principio de explicación fundado en  ideas de origen judeocristianas, que atribuyen el desastre que se anuncia al incumplimiento de un pacto,  como en general fueron los diluvios antiguos y las numerosas calamidades que se abatieron sobre el pueblo de Israel. “El hombre no atendió el llamado. Traspasó las Leyes, violó el Pacto Sempiterno.

La consecuencia es tal; que el orgullo y la soberbia del hombre será consumido hasta el polvo.(…) Fue sordo, desobedeció y creció en su orgullo y soberbia, se apartó del camino, su corazón se alejó de la verdad, sus caminos fueron pecaminosos, huyendo de los sabios consejos del Espíritu y su Conciencia.

En 1949, después de la Segunda Guerra Mundial, Solari Parravicini habló en otro dibujo de “seres perdidos después de los tres humos (Tres guerras, de la que la tercera no se ha producido).

Pero a pesar de las temibles predicciones, Solari ve después del derrumbe una gran felicidad y esperanza, y la anuncia también. “Por encima de todo os anuncio con gran felicidad y esperanza, que después del cumplimiento de todas las cosas anunciadas, sobrevendrá un tiempo pletórico de paz y justicia para el justo. Un tiempo de vendimia para los pacificadores, un tiempo de verdadero amor y comprensión entre los hombres. (…)

Los hijos podrán ser levantados en enseñanzas verdaderas y el Conocimiento romperá las ataduras pues los que se ganen el derecho a vivir en tan gloriosa edad (época); recibirán la sabiduría necesaria para entender por fin la verdadera razón de la vida, conocerán el significado de la muerte.

Otro preanuncio del papa actual parece este, de un dibujo llamado Pax, de 1967:  “El hombre humilde en la Argentina joven, se allega para gobernar. El será de casta joven y desconocido en el ambiente, más será santo en maneras, creencia y sabiduría ¡El llegara luego de la tercera jornada!¨ . Para el sexto tiempo, el del colapso, dice “ La aceleración de los cambios climáticos es notoria. La gran época de las sequías ha llegado. El cielo se enmudece… todos buscan respuestas salvadoras, mas los cielos siguen sellados.

Parravicini  profetizó  la aceleración de los cambios climáticos.

Parravicini profetizó la aceleración de los cambios climáticos.

Se desbordan los ríos y las avalanchas de lodo sepultan hogares y niños. Mueren los animales del hombre, comienzan los días del hambre. Los días se acortan. Continúan los logros espaciales y aparecen nuevas enfermedades. Llegan los días de gran tribulación para la tierra. El terrorismo está en su apogeo. Los políticos juegan sus cartas. Es la época de la calumnia y la mentira, todo es un juego de palabras.

Se han perdido los tiempos del hombre honesto y justo, es el tiempo del desalmado y el triunfo de la mentira. Sube al pódium de la deshonra el virtuoso y trabajador. Los poderosos creen que es buen tiempo para sus nuevas ganancias, el banquero, el industrial, el comerciante y el estafador. El chantaje y la corrupción sube la escala de la gloria. Ya se escucha con fuerza las pisadas del “Gran Manipulador”, es su cosecha y tiempo. Se hace clara y patente la fuerza política de una Organización que espera dominar al mundo.

Se dan a conocer experimentos genéticos que degeneran en un grave error. Aparece la Fuerza Vivificadora del mundo, el pilar del hombre, la Energía Inmutable…Los Escogidos la llevan… Asoma el asalto por hambre. Se desploma la economía mundial. Aparecen los primeros síntomas de desconocidas enfermedades que atacan sin compasión, no existen remedios, no existe el antídoto y se espera solo la muerte.

Los volcanes que en silencio dormían… ahora despiertan. Abren sus fauces… están todos de acuerdo. La contaminación ha quebrado lentamente el talón del planeta. Se acentúan los odios y ahora la turba enardecida busca culpables… Caen las industrias, cierran los comercios, aumenta el desempleo, se bloquea la información. Las fórmulas propuestas no son sino aparentes. Se agrava la situación, la economía se agrieta. Los “sabios” no son sabios.

Los medios no son lícitos, los buenos cooperan. La guerra llega orgullosa y se sienta al trono de las naciones. Domina y cual plaga se extiende, no hay salida, los prudentes no fueron escuchados. ¡Ya es tarde! Es el fruto de lo que sembraron sus moradores, es el castigo que sus habitantes buscaron. El fuego desciende…la esfera caerá con su mortífera carga, la muerte tiene alas. Los ejércitos se movilizan… las armas son los señores del averno. La tierra gime y se convulsiona en estertores de muerte y de tremenda agonía.

Las aberraciones del clima marcan el paso de los grandes cambios. Se precipita al abismo la Humanidad Materialista… son sus últimos gritos. La producción mundial se debilita por las torrenciales lluvias y violentas sequías. El que pueda, compre tierras; quien sea prudente, que siembre. Los trastornos de orden telúrico irán en aumento constante. La estructura de la tierra se desmorona, las capas internas se mueven, sus venas están rotas, su sangre hierve…las cicatrices se abren… Oh Vosotros… ¡Gobernantes, Ministros, Alcaldes Militares y Jueces, Sacerdotes, Banqueros, Periodistas, Médico y Abogado, Financista y Especulador! ¡Muñecos de alta voz…! Y, tú…Obrero y Trabajador; no os dejéis tentar por el oro de ilusión. La copa está llena… ¡Cuidado! La Profecía se ha cumplido en su parte primera.¨

En el tiempo que sigue, el séptimo,  el trono será ocupado por la muerte, porque la guerra golpeará a países antes llenos de riqueza y orgullo. En esta época “la semilla ha sido aventada y está vacío el granero. Nuevas costas mientras tanto se han dibujado. La cápsula está lista; tiene número…solo espera.

El Crimen de venganza tiene turbante. El Falso Profeta tiene grandes aciertos, los hombres se maravillan. Los representantes del pueblo ante la ley, serán ineficaces, su voz no vale. En muchos países la ley establecida no actúa, se da paso a otro poder único. Ahora hay hombres con mucho poder y actúan sólo bajo su autoridad.

Después de un octavo tiempo en que describe los horrores de la guerra nuclear, el noveno tiempo es el despertar de la nueva era. ¨Los verdaderos guías espirituales son ahora los que imparten el rumbo de la humanidad. Todos los gobiernos han dejado de existir, y sus líderes políticos terminaron también. El nuevo rumbo señalado encaminará a la humanidad al verdadero Saber.

El tiempo de las armas ya pasó. El hombre regresa con fuerza renovadora a la vida espiritual que siempre se le ofreció y nunca llegó. Se celebra el nacimiento de la nueva Vida. Los hombres serán aquí, verdaderos amigos y hermanos de verdad.  Esos hombres –dice-  “ conocen el precio que nunca se debió pagar”

La profecía
Para los teólogos, el poder de profecía se enlaza necesariamente con dios, que inspira sus contenidos al profeta. Para ellos  es el conocimiento anticipado de eventos futuros,  sucesos que no pueden ser conocidos a la luz de la razón natural.

La última obra profética reconocida por la Iglesia católica es el apocalipsis o libro de la Revelación.  Con mucha prudencia, quizá para equilibrar excesos pasados, la ortodoxia actual dice que las profecías como las de Solari Parravicini, que llama  “conminatorias” porque anuncian calamidades, por ser mayormente condicionales pueden o no cumplirse.  Reconoce no obstante calidad de profeta a San Felipe Neri, a San Eduardo Confesor, a San Malaquías (que predijo hace  900 años  que el papa actual sería el último).

Por supuesto, la voz de la Iglesia no es la única. Intrigado por la lectura del I Ching y por algunas evidencias que extrajo de los sueños premonitorios de sus pacientes, el psicólogo suizo Carlos Gustavo Jung, discípulo disidente de Freud,  ensayó una explicación basado en el “sincronismo acausal” para explicar el conocimiento del futuro. Al precio de abandonar al principio de causalidad, Jung intenta dar cuenta de una forma de conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que para él se enlazan  sin ligazón  causal, lineal, que responda a la tradicional lógica causa-efecto.

Define la sincronicidad como “la coincidencia de dos o más acontecimientos, no relacionados entre sí causalmente, cuyo contenido significativo es idéntico o semejante…”. Por ejemplo, una imagen mental independiente de un fenómeno material que se  produce simultáneamente. Este tipo de fenómenos estaría muy desarrollado en los profetas, que tienen por así decir una memoria que funciona hacia el futuro y no como la corriente en nosotros, que solo nos aporta hechos del pasado.

En la India, la capacidad profética es reconocida, pero ubicada a muy bajo nivel, como un subproducto indeseable del desarrollo integral por el que debe pasar el discípulo que busca la liberación en el Absoluto.
La posibilidad de ver el futuro es propia de quien se puede ubicar en el punto de vista de la eternidad y no del tiempo, como estamos obligados nosotros.

El ejemplo es Shiva y su tercer ojo. Shiva es el dios de la destrucción, pero mejor sería decir de la transformación (en sentido estricto), porque transformación significa ir más allá de la forma, del reino formal de los entes de este mundo al informal de las esencias.

El tercer ojo de Shiva podía destruir lo que mirara, pero como nada se destruye ni desaparece porque todo está contenido en el Absoluto, lo que pasa en realidad es que lo que aparentemente se destruye abandona el mundo del cosmos para integrarse al mundo indiferenciado de las esencias. En esta condición todos los fenómenos sujetos al devenir, los pasados, los presentes y los futuros, están contenidos en una unidad posible de conocer.

El primer Nostradamus
Miguel de Nostradame, a quien Solari Parravicini debe su apodo de “el Nostradamus argentino” nació de una familia judía convertida al cristianismo a  la fuerza en  1503 en Saint-Rémy-de-Provence, al sur de Francia.

Se ha dicho que sus cuarteras son proféticas solo porque algunos traductores han forzado un poco el sentido para hacerlo coincidir con hechos conocidos. Pero también es cierto que debió enmascarar sus profecías apelando a un lenguaje críptico en que se sirvió de imágenes confusas yde un idioma extraño, formado con palabras griegas, latinas,  hebreas, etc, para no caer victima de la Inquisición que lo vigilaba. Lo protegió la devoción de Catalina de Médicis, esposa del rey de Francia, que lo invitó a París para que profetizara el futuro de sus hijos.

Pronosticó su muerte. Le dijo a un secretario que a la mañana siguiente ya no estaría en el mundo de los vivos, y así fue. Su epitafio es contundente,  y lo vincula con la astrología, lo que haría de su capacidad profética menos un don que un resultado del análisis:
«Aquí descansan los restos mortales del ilustrísimo Michel Nostradamus, el único hombre digno, a juicio de todos los mortales, de escribir con pluma casi divina, bajo la influencia de los astros, el futuro del mundo».

Sus críticos le han objetado que no profetizaba sino que solo comentaba estrofas del Mirabilis Liber, obra de 1522 que  contenía  profecías de  Pseudo-Metodio, la Sibila Tiburtina, Joaquín de Fiore, Savonarola y otros.

De todos modos, su fama moderna sobrepuso su nombre al de Benjamín Solari Parravicini, al que caben similares elogios y críticas en un tema que está lejos de quedar esclarecido pero sigue motivando interés,  aunque más no sea supersticioso.

Fuente:  De la Redacción de AIM – http://www.aimdigital.com.ar/2015/03/15/el-nostradamus-argentino-profetizo-a-francisco-a-cristina-y-a-los-dos-papas-actuales/

 

Compartió: Viviana Rodriguez – https://www.facebook.com/vivianarodriguez.YoSoyTu

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s